El cerebro: Amor

domingo, 24 de junio de 2012

 La neurociencia ha avanzado mucho en los últimos años, aportándonos datos acerca del funcionamiento del cerebro. Por ejemplo, sabemos dónde se almacenan los recuerdos, dónde se controla la ira y el miedo y dónde se razona para resolver los problemas.

Pero...¿dónde se origina el amor? Se sabe muy poco sobre esta emoción tan poderosa y compleja.

Una nueva investigación de la Universidad de Concordia, en Canadá, ha encontrado el sitio exacto donde comienzan los sentimientos que experimentamos cuando estamos enamorados.

El área donde se ubica el amor está vinculado al lugar donde se sitúa el deseo sexual, pero ambos están separados. Además, el estudio demostró, que el amor está en la misma zona cerebral de la adicción a las drogas.

Las emociones humanas se originan en el sistema límbico, que está formado por partes del tálamo, hipotálamo, hipocampo, amígdala cerebral, cuerpo calloso, septo y mesencéfalo. Este sistema interacciona muy velozmente (y al parecer sin que necesiten mediar estructuras cerebrales superiores) con el sistema endocrino y el sistema nervioso autónomo. Está relacionado con la memoria, atención, instintos sexuales, emociones (placer, miedo, agresividad), personalidad y conducta.

Sin embargo, había sido muy difícil ubicar el lugar exacto del amor, porque a diferencia de otras emociones como la ira o el placer, el amor es un sentimiento más complejo y abstracto que parece involucrar muchas áreas del cerebro.
En esta nueva investigación, en la que también participaron neurocientíficos de las universidades de Sycaruse y Virginia Occidental en Estados Unidos y el Hospital Universitario de Ginebra en Suiza, se revisaron 20 estudios que habían analizado la actividad cerebral del amor y el deseo sexual. En los estudios se había sometido a los participantes a escáneres (imágenes de resonancia magnética funcional) para observar la actividad de su cerebro mientras se les mostraban imágenes eróticas o fotografías de la persona de quien estaban enamorados.

Los resultados de los estudios revelaron que dos estructuras del cerebro en particular, la ínsula y el núcleo estriado, eran las responsables tanto del deseo sexual como del amor.

La ínsula es una porción de la corteza cerebral que se encuentra ubicada en la superficie lateral del cerebro, dentro del surco lateral (cisura de Silvio), que separa las cortezas temporal y parietal inferior. El núcleo estriado está localizado en el cerebro anterior.

Los científicos observaron que tanto el amor como el deseo sexual activan diferentes áreas del núcleo estriado. El área que se activa con el deseo sexual, se activa también con otras cosas que producen placer, como la comida.

Sin embargo, el área del núcleo estriado que se activa con el amor es mucho más compleja. Aunque también se activa con el placer o deseo sexual, sólo funciona cuando hay algo con "un valor inherente" para activarla, dicen los científicos. Un hallazgo sorprendente fue encontrar que la zona del núcleo estriado que se activa con el amor también está asociado a la adicción a las drogas.

"Mientras el placer sexual tiene un objetivo muy específico, el amor es más abstracto y complejo y por lo tanto menos dependiente de la presencia física de otra persona" explicó el profesor Jim Pfaus quien dirigió el estudio.

 
Esto no es lo que buscabas! © 2008-2012